Economia A Pie De Calle

Blog de económia participativa

Economia A Pie De Calle - Blog de económia participativa

La energía pilar del desarrollo económico y del bienestar social

 Agradecer a Anpier, la invitación a este acto, y a su presidente Miguel Ángel Martínez-Aroca,  manifestarle mi apoyo en la batalla que con tanto impulso lleva en defensa de los intereses del sector y decir públicamente que hay que devolver la legitimidad y compensación de los que invirtieron con la garantía de ver recompensado su apuesta por el desarrollo.

Gracias a todos los asistentes a este acto, y hacer una mención especial a Ramón Tamames con el que me une una relación que se remonta a los años más duros de la dictadura -1968- y como recuerdo de aquellos momentos vividos, quiero iniciar con lo que nos decía, mejor tendría que decir, me decía, porque el libro donde lo expresaba, fue destruido a pie de maquina por orden del ministro Fraga, en aplicación de su Ley de “libertad de prensa”. Se salvó este ejemplar, y quiero resaltar lo que decía en la introducción: En España los “eternos realistas” llaman a todo “utópico”, sin que nos demos cuenta que el realismo de nuestro sistema económico nos conduce a una sociedad triste y sometida a un inmovilismo social. Si reflexionamos, han pasado 47 años, y Murcia puede ser un ejemplo de lo que mi amigo el profesor Tamames nos advertía, hace casi medio siglo. Ese inmovilismo nos ha conducido a la mediocridad de los líderes, a sus servilismos y a tantas claudicaciones con el poder, que viven instalados en su mediocridad, y lo peor es que lo veamos como algo habitual y hasta   llega a aceptarse como algo natural.

Yo pretendo abordar mi intervención como impulso al desarrollo económico, para salir de esa desesperanza, para superar los obstáculos, y para ello tomaré como hilo conductor la energía,  pilar en ese proyecto, para la reindustrialización de la región de Murcia, aportando ideas que puedan apoyar a salir de la Gran Crisis donde hemos caído.

La pérdida de peso de la industria, que se lleva detectando desde décadas en Murcia, se ha considerado un síntoma de la transición económica hacia un modelo inexistente.  Desde esa concepción, la industria quedó como huérfana en manos de un modelo especulativo como la vía para alcanzar mayores cotas de desarrollo económico. Murcia, fue  víctima de una desindustrialización temprana, con una falta de impulso de políticas adecuadas desde las instancias públicas y un  desconcierto  con las estructuras privada.

Asimismo la dependencia de la burbuja inmobiliaria, y las políticas públicas regionales impulsoras del ladrillo, terminaron conformando un modelo productivo muy dependiente de la construcción y de servicios de escaso valor añadido que han puesto de manifiesto que es necesario tener un modelo productivo en el que la iniciativa privada se incorpore como estímulo, y el apoyo público, como instrumento de consolidación de sus estructuras. Ese nuevo modelo, es el que debemos desarrollar, para conseguir que las desigualdades sociales no marquen negativamente la vida de los ciudadanos de nuestra región.

timthumb

Se necesita un nuevo marco social que facilite el desarrollo industrial:

Las fuerzas del mercado no son suficientes para crear las capacidades industriales de largo plazo que necesitamos, necesitamos un impulso a la capacidad para desarrollar ventajas comparativas complejas que necesiten políticas públicas específicas, es por ello que desde las Administraciones  públicas se debe impulsar medidas para:

  1. Combatir las tendencias hacia la desigualdad social.
  2. Revertir la consideración del trabajador como un mero coste,
  3. Fortalecer estructuralmente el sistema de I+D+i.
  4. Precisamos de una industria inteligente de alta productividad,
  5. Impulsar una nueva diversificación productiva.
  6. Desarrollo de las PYMES y los servicios tecnológicos de alto valor
  7. Reimpulsar las energías renovable para recuperar el liderazgo tecnológico junto con otros sectores emergentes.

Si te interesa, sigue leyendo…

La crisis y su gestión a debate: Economistas Frente a la crisis en Murcia

Economistas Frente a la crisis se presenta en Murcia el día 19 de noviembre a las 19,30  en la Cámara de Comercio con un debate interesante: La crisis económica y su gestión.

Desde la constitución de nuestra asociación divulgo y firmo mis artículos en la prensa, como miembro de EFC, y lo hago como testimonio de nuevas ideas de cambio, por eso es para mí una satisfacción poder presentar en la región de Murcia Economistas Frente a la Crisis, un modelo de organización trasversal de intercambio de ideas económicas y sociales, que  está actuando con la misión de poner en claro aquellos aspectos de la vida, que tienen una mayor incidencia en la economía, en su bienestar, y por supuesto en su globalidad, y que  nos condicionan en la vida diaria. Una vida diaria asaltada por los muchos problemas que nos arrojan desde las atalayas del sistema en donde el ciudadano se siente desprotegido en su parcela económica, y no entiende qué tiene que hacer  para salvar su proyecto de vida, porque con temor acepta unos sacrificios, que aumenten las desigualdades, y soporta con un sacrificio estéril  las reformas que no se explican, y no se sustentan principalmente, en criterios económicos, sino que se alimentan de una ideología.

img007

Una ideología, que se ha filtrado en todas las capas sociales para hacer de los ciudadanos un componente pasivo de la estructura social, con unas libertades “negativas” como nos describe muy acertadamente Isaiah Berlin, con pérdida de la calidad democrática, de la transparencia en el sistema y su banalización en la accountability, constituyendo un golpe de gracia al Estado social y democrático de derecho. El ciudadano solo cuenta como un elemento para el sistema productivo al que debe apoyar en su cadena de trabajo, y responder cuando se le necesite, pero debe renunciar a los derechos históricos de sus relaciones sociales, porque sólo debe importarle su puesto de trabajo y  votar cada cuatro años. Se olvida  la obligación de controlar, de que el ciudadano es el soberano del sistema, porque desde los laboratorios de ideas han cambiado el chip, para  vivir en un programa del neoliberalismo sin ideas.

En EFC no queremos ese papel para los ciudadanos, y por eso queremos reavivar en la sociedad civil, donde nos situamos activamente como profesionales de la economía junto con otros sectores  que la complementan, para rechazar que no somos los guardaespaldas de nadie, aunque paguen bien por los servicios, porque nuestro pensamiento económico es para ponerlo al servicio de los ciudadanos y no al mejor postor. Los economistas sabemos muy bien, que no podemos dejar que nos roben las palabras ni las ideas, porque si nos roban las palabras y las ideas de progreso, nos quedamos mudos y sin proyectos, cosa que no ocurrirá porque estamos empeñados con el ciudadano para acompañarle en sus grandes interrogantes. No estaremos mudos, ni tampoco faltos de proyectos, porque tenemos muy claro que si no hay progreso, es una señal de que algo no se está haciendo bien.

Por eso queremos compartir nuestra plataforma con otros profesionales, con diferentes investigadores de múltiples áreas, con juristas, médicos y sanitarios, ingenieros, arquitectos, sociólogos, filósofos, y de las muy diversas profesiones que la sociedad precisa, sin olvidar a los funcionarios, y cuantos se sientan atraídos por el reto de que la economía y la ciencia, si no contribuye al progreso de la sociedad, no se le puede considerar como tal.

Si estás interesado en participar, te esperamos para compartir ideas y construir entre todos un futuro. (José Molina, miembro de EFC y organizador del encuentro).

Repensar con la ciudadania

Es evidente que en la sociedad actual, muchas personas, sobre todo las nuevas generaciones, paulatinamente van alejándose del hecho religioso tal y como ha sido concebido y vivido. Se rechazan postulados, dogmas, el anacrónico boato de las celebraciones religiosas, la práctica de un culto obsoleto que poco ayuda a vivir de forma más evangélica y coherente. A su vez, otras muchas personas, creyentes y no creyentes, se implican en organizaciones no confesionales en favor de las necesidades y derechos de nuestros prójimos. También están los que practican una espiritualidad caracterizada por la sencillez de formas, vivida individualmente y/o en grupo. Todas estas opciones son signo de la nueva religiosidad que se va abriendo paso. Por el contrario la vivencia de la fe tradicional, tal como está concebida, se va debilitando. Se buscan nuevos ámbitos en los que se hable un lenguaje actualizado, entendible, que interpele y comprometa.

Buscando nuevas politicas

 Ciertamente nadie posee la “Verdad” porque toda verdad es relativa, parcial, lo que no  impide asumir una actitud de búsqueda, abrir horizontes, despojar el camino de certezas caducas. Sabemos y experimentamos que todo cambia sin cesar porque todo está relacionado entre sí, lo cual nos conduce a la necesidad de repensar el cristianismo para que de verdad cure, consuele, ilumine, libere, fortalezca y comprometa. En palabras del teólogo José Arregi: “Hoy no podemos seguir hablando de un Dios que habita en las alturas, y no podemos hablar de Jesús en los términos de la metafísica dualista que subyace a los dogmas. No podemos hablar de la revelación y de la encarnación de Dios como si este planeta fuese el centro del universo y la especie humana el culmen de la evolución de la vida. La teología tiene que hablar de Dios de manera razonable y liberadora, lo que implica deshacerse de conceptos y paradigmas del pasado que hoy resultan anacrónicos. ¿Cuál es el nuevo paradigma? el del cambio permanente y de la relación universal, más allá de la imagen mecánica y fixista del universo; el paradigma ecológico, más allá del antropocentrismo; el paradigma feminista, más allá del patriarcalismo; el paradigma pluralista, más allá del exclusivismo cristiano”

Si te interesa, sigue leyendo…