Economia A Pie De Calle

Blog de económia participativa

Economia A Pie De Calle - Blog de económia participativa

Mi alma ya no espera

IMG-20190602-WA0007Mi alma ya no espera

 

Cumplo 82 y siento que viví hasta hoy como si la vida pasara de largo, ya no me queda tiempo que perder, ya no tengo fuerzas para soportar a quienes solo quieren dominar.

Quiero vivir lo que me queda con los que quieren construir convivencia y una paz social que elimine desigualdades, y que no discuta por egoísmos personales.

Quiero compartir la esencia de esa alma social de la ciudadanía, que tiene prisa porque la gente sea cada día más humana y quiero estar compartiendo esfuerzos con los que no se envaneces de sus triunfos.

No quiero rodearme de gente que no sepa como palpita el corazón doliente, porque quiero compartir lo que me queda con los que la vida ha golpeado duramente. Quiero que mis cenizas no se entierren para que sigan vivas y alimenten nuevos deseos, porque necesito a mucha gente que se comprometa a dar felicidad y respuesta para que mi alma siga en la emoción del presente.

José Molina (3/6/2019)

Vota una democracia participativa

Vota una democracia participativa

Hay que salir a comunicar a toda la ciudadanía que estamos preparados para que la juventud no siga viviendo en la precariedad y ocupe su espacio en las priorizaciones sociales, al igual que las mujeres, los inmigrantes, y las diversas  culturas. Lucharemos por un mundo sin opresiones y haciendo de lo complejo algo más sencillo porque haremos del diálogo nuestra forma de convivir.

En esta convocatoria electoral debemos dar un paso más. Un paso más en nuestro compromiso por mejorar la gobernabilidad de nuestras ciudades y trabajar eficazmente en la gestión de la sostenibilidad de nuestro planeta, para detectar si existen bloqueos en el funcionamiento del flujo eficiente en los servicios públicos y cómo nos distanciamos o avanzamos con los valores medios de los países más eficientes y con más calidad de sus instituciones.

images

Y en este proceso no podemos olvidar el papel protagonista de la Función Pública, ese Leviatán que devora a las administraciones públicas y que debe organizarse a los ritmos que demanda esta sociedad que vive en los vértigos de lo virtual, porque de lo contrario, estaremos en una situación peligrosa y con unos bloqueos del sistema que con tanto acierto nos describen Dahlström y Lapuente, y que nos señalan los caminos para superar la falta de flujos, estímulos y evaluaciones. Entre las muchas recomendaciones, nos indican estos autores, que tenemos pendientes de abordar un equilibrio entre políticos y burócratas para que se produzca la deseada calidad institucional en el gobierno de lo público.

Hay que luchar contra los que pretenden cambiarnos el alma para hundirnos en la apatía, y que el desinterés llegue y contamine a nuestra juventud, porque ese consumo contaminante se ha apoderado con más facilidad de los más asequibles. Una víctima es el sistema educativo, porque así lo ha impuesto el poder, como un objetivo general para destruir el alma rebelde de la juventud, y trasplantarnos su alma durmiente. Y es precisamente esa quiebra estructural la que nos lleva a la crisis actual del sistema. Un sistema decadente como nos dice Streeck, que nos conduce con sus tensiones y contradicciones a una quiebra estructural de la economía viviendo momentos de turbulencias sistémicas producidas por la falta de calidad de sus instituciones. Y a la luz de esa inestabilidad es desde donde tenemos que abordar el análisis de la decadencia.

Si te interesa, sigue leyendo…

El robo de la realidad

 

José Molina Molina

Vivimos en una sociedad inmóvil y expectante a causa del exceso de ruido, de los excesos verbales, de la escasa reflexión y sobre todo por culpa del temor que nos han trasmitido. La ciudadanía huye agotada porque no encuentra respuesta, y nadie le explica las claves de su fututo. Oímos incesantes descalificaciones de unos contra otros, insultos que creíamos olvidados, y se respira con dificultad. Nos falta oxígeno, pero nadie comprueba -como haría cualquier minero experto bajando al fondo del pozo- si el canario sigue vivo, según la metáfora del periodista Carlos Tuya.

Los ciudadanos estamos viviendo un desconcierto que nos arrastra a una convulsión social sin visión de futuro. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible –que son nuestro reto ineludible como Humanidad- se aparcan como si fuesen una suma de propuestas confusas de unos iluminados, una aventura futurible y opcional. Así lo ha presentado Trump, y ha calado. Según ello ahora es más importante defender nuestras fronteras que la naturaleza sostenible. El folclore ha vuelto a inundar la política, y se habla más de las corridas de toros que del salario digno; de la caza que de la defensa de la igualdad de las mujeres; o de las tradiciones religiosas más que de la defensa de los derechos de los pensionistas y las personas con discapacidad. ¿Será que esta sociedad plana no va a luchar por los cambios necesarios? Scheidel apunta en esa dirección.

podemos

Nadie atiende al canario que está agotado de asfixia en su jaula, y que no puede cantar a la democracia perdida porque le hemos privado de la libertad, y no respira. No quedan mineros expertos que nos alerten del desastre, y la minería demoscópica se reinterpreta pasándola por las cocinas del chef de la politología. Poco importa que nos digan desde sus menús que nadie ha venido a sentarse a la mesa, y que nos han dejado con los platos puestos más de trescientos mil andaluces, porque no les apetecía la oferta: un seis por ciento más abstencionistas en Andalucía han dado la espalda, porque no les apetecía el menú.

Sin embargo, están surgiendo nuevos menús que están despertando el apetito de muchos hambrientos de ideas: tienen una animada oferta de patrias rebozadas, banderillas toreras, reconquistas machistas y vueltas a una sociedad de etiquetas. Y hemos llegado a esta situación por la falta de capacidad para explicar que vivimos en una sociedad muy compleja, en la que política y democracia son difíciles de comprender si no ponemos un poco de inteligencia. Este fallo de estrategia ha facilitado que la extrema derecha se haya apropiado del espacio, haya magnificado el problema, haya desarmado al contrario, y nos haya sacado himnos y banderas, alzando el brazo en alto y gritando sin complejos que el Liberalismo superará los procesos que arruinan la Tierra. Vuelve la época “gloriosa”, que recupera ideas nefastas y que mira atrás con ira, porque considera que los actores políticos son incapaces de salir de la Crisis que ellos mismos alimentan.

Si te interesa, sigue leyendo…

Gobiernos abiertos

Gobiernos abiertos

La sombra de Martín Lutero, después de 500 años, nos puede recordar que una sociedad no soporta indefinidamente que sus instituciones caminen retrasadas de los deseos de sus ciudadanos. Cuando sus gobernantes se sumergen en estériles discusiones surgen los intentos de ‘reforma’ y las más radicales propuestas de ruptura. El diario ‘The Guardian’ así lo ponía de relieve no hace mucho, a cuenta de un manifiesto rebelde en las puertas de la London School of Economics al grito de ‘¡Bienvenidos herejes!’, como un grito de indignación y rechazo a la desigualdad estructural en que vivimos.

Han pasado los años y seguimos preguntándonos ¿por qué ese temor a los cambios sociales? La historia nos demuestra que todo tiene un principio y un fin, y no hay ciclos en la historia que sean eternos. Sin embargo, hasta que se produce el derrumbe no nos enteramos de que los barbaros están a las puertas de la ‘vieja Roma’. Serán posiblemente las tecnologías globalizadas las que como drones que vuelan sobre nuestras mentes nos alerten de dicha presencia. La función pública que gestionan nuestros gobernantes, han de ser conscientes de que las TICs promueven un camino sin retorno y que la inteligencia artificial compartida derribará la burocracia existente.

participacion1

Un sistema político más inteligente que aquello que tiene que regular nos conducirá a gobiernos abiertos, parlamentos abiertos y, en general, unas instituciones con valores, controles y una gestión compartida con la ciudadanía. Mientras esto no suceda, caminaremos con la lentitud y la pesadez existente y no alcanzaremos la legitimación colectiva porque las decisiones no responderán a las necesidades. Y son precisamente esos nuevos conceptos los que constituyen una cadena que sustituye a la burocracia, clientelismo, corrupción y despilfarro. La CNMC lo ha puesto en evidencia en un documento (2015) sobre la ‘Contratación pública y competencia’, donde afirma que el sobre coste por prácticas fraudulentas en la contratación pública supone aproximadamente un 25% de los 200.000 millones de euros que cada año se destinan a licitaciones con cargo al Estado.

La presión social en la demanda de unos derechos se debe hacer bidireccional, pidiendo que se doten y señalando dónde tenemos un problema que nos impide su financiación. El equilibrio financiero en los presupuestos públicos es posible, y debe conseguirse sin disminuir el gasto destinado a los servicios públicos que garantizan la igualdad de oportunidades. El modelo sostenible es el que impide el abuso y la desviación de poder, y fomenta nuevos valores para impedir obtener beneficios ilegítimos. El Parlamento europeo, en resolución del año 2010, llamaba la atención sobre los efectos desbastadores de la corrupción en términos de inflación de costes, adquisición de equipos innecesarios, inadecuados o de calidad inferior en términos genéricos. La corrupción está pivotando en muchos casos en decisiones claras de abuso de poder, en información privilegiada, en convenios ocultos, en decisiones arbitrarias, en connivencia con actores económicos, o en ilícitos propios o de terceros. Al final estamos como hace 500 años, son los ‘secretos del soberano’ lo que se conocía como ‘arcana imperii’ que otorgaba poder y que era ejercido ‘feudalmente’ para enriquecimiento, unas veces económico, otras con concesiones de servicios o con nombramientos. Un sistema secular que se ha enquistado en la democracia y que está impidiendo que los derechos y las libertades se desarrollen en plenitud. Y lo más grave, es que ese virus está atacando de tal manera al sistema que hay síntomas de un síndrome de fatiga de una democracia marcada por el patriarcalismo heredado y que se mantiene a flote porque hay una tripulación deslizante que equilibra el peso del barco para que no se hunda.

La apuesta de los gobiernos abiertos que Obama impulsó en su proyecto de ‘Open Government Parthership’ (Alianza del Gobierno Abierto) a la que España está adherida desde 2011 antes de nuestras leyes de Transparencia, es donde se construyen el desarrollo de los derechos universales de transparencia, participación y rendición de cuentas, para que ciudadanía y los sectores económicos, públicos y privados, desarrollen una administración de lo público participativa y eficiente. Es la moralización y confianza en las instituciones que con tanto énfasis se piden.

Texto publicado en el Diario La Vedad el 27 de mayo de 2018

Una sociedad con respuesta

Una sociedad con respuesta

Vivimos una época en la que la ciudadanía se siente muchas veces impotente para superar problemas que soporta históricamente. Uno muy recurrente son los muy diferentes muros que nos separan en las sociedades que hemos visto crecer.

En Rebelión en la Granja, Orwell, nos describe esa sensación de incapacidad de dar un salto desde este presente, al que llegamos cargados de décadas de promesas y compromisos incumplidos, pero que, de nuevo, nos venden como única salida la visión del futuro que controlan desde ese poder invisible, sin embargo, es el momento de reinventar la vida, reinventar las ciudades, romper las rutinas del consumo inducido, y caminar en una constante creación para un gobierno de lo común, en donde los oligopolios no controlen nuestro futuro.

Tenemos que reaccionar con los conocimientos que hoy día se están desarrollando y que van en multitud de direcciones. Contamos con una ciudadanía que gestiona su vida cotidiana según muy variados conceptos y sabidurías que unas veces se encuentran y otras se separan del saber científico. Esto nos debe hacer pensar que nada es único y totalmente válido, y efectivamente la ciencia moderna se considera más rigurosa cuanto más está dispuesta a dialogar con otros conocimientos: su potencial es tanto mayor cuanto más consciente sea de sus límites.

Del reconocimiento de esos límites y de la disponibilidad al diálogo emergen nuevos conocimientos, que buscan su ecosistema y sus constelaciones de nuevas ideas que se articulan y enriquecen mutuamente. A partir de una mayor justicia cognitiva, que es la justicia entre saberes, es posible que se proclame la existencia y los valores de otros modelos y formas de convivir y organizar este mundo y la vida de sus ciudadanos. Formas de convivir que no tienen por qué basarse en el único pensamiento de la lógica neoliberal, privatizadora y monopolística  dominante.

2014040817312015083

No habrá convivencia si no construimos ciudades en donde florezcan sociedades que no la separen los muros de la injusticia, de la desigualdad, de la xenofobia, y de la negación de los derechos universales. No podemos permitir que las ineficiencias económicas, ni la corrupción que socaba la ética, y causa un daño psicológico por el incremento de la desconfianza de la ciudadanía en su democracia, nos derroten. Ellos son los responsables que no tengamos suficientes dotaciones presupuestarias para tener una sanidad, educación y servicios que cubran las necesidades para todos los ciudadanos.

Si te interesa, sigue leyendo…

Manifiesto contra la corrupción

 

La ONU nos recuerda el nueve de diciembre de cada año que debemos “caminar unidos contra la corrupción”, pues ésta es una lacra que destruye la capacidad de desarrollo de todos los países y que ha llegado a cifras escandalosas e insoportables. Sin corrupción no habría hambre en el mundo, ni déficit en atenciones sanitarias, ni faltarían fondos para la educación, y la justicia tendría medios para asegurarnos una sociedad en paz. Lograríamos ese gran objetivo de integración, que tanta falta nos hace como motor para un nuevo futuro.

Nuestra incapacidad de unirnos contra la corrupción permite que las bandas criminales de corruptos sigan con sus tentáculos minando los cimientos de la democracia. Son los depredadores de los presupuestos públicos que a diario intentan seducir al político o funcionario para sacar un negocio fácil comprando voluntades.

Por eso tenemos tantísimos casos de corrupción en nuestra sociedad, convirtiéndola en uno de los grandes problemas de nuestra democracia, que involucra a políticos, empresarios y profesionales. La corrupción ha creado desconfianza, incentiva las conductas delictivas, y merma los recursos para educación, sanidad y servicios sociales. Olvida el sentido de responsabilidad moral de pagar impuestos así como las prácticas de buen gobierno y de la rendición de cuentas, con participación ciudadana.

corrupcion

Debemos impulsar la transparencia para que tenga un efecto real en las instituciones, porque cuando las cuentas son claras y comprensibles, y se exponen a información pública, el peligro de hacer trampas o practicar el clientelismo político se reduce. Para ello precisamos medidas disuasorias de las actuaciones corruptas, apoyadas en leyes exigentes y acompañadas de códigos de ética y cláusulas de integridad que sirvan de vigilancia y de control. Éstas, además, tienen una función preventiva para impedir las puertas giratorias, los lobbies, y dan cabida a las denuncias de la ciudadanía desprotegida.

Reclamamos una política que dote de medios a los poderes públicos, porque no basta con tener leyes si no pueden cumplirse; una ley es realmente poderosa cuando tiene los medios e instrumentos para su ejercicio.

El fortalecimiento del control de las instituciones por organismos independientes debe completarse educando con la ética y potenciando el capital humano de nuestros y nuestras jóvenes. Estamos comprometidos con la juventud para que aprenda que es inaceptable evadir impuestos y no soporte luego los recortes sociales sin más explicaciones. El reto es la ética: desarrollar planes en la formación de los y las jóvenes que dignifiquen su valor.

La eficacia del buen gobierno no solo se debe afirmar, sino que se debe demostrar, y para ello hay que extender experiencias como las que este año se han iniciado en varios Institutos de Enseñanza Secundaria de nuestra Región de Murcia y que concluirá con un debate en la Asamblea con los participantes.

La corrupción es un cáncer social, un organismo nocivo, y lo tenemos que extirpar de nuestra sociedad; para ello el mejor antídoto son los valores, de los que tan faltos estamos. Por ello, en este día pedimos voluntarios y voluntarias para la transparencia como el mejor camino para erradicar esta lacra y trabajar junt@s en la reactivación de la sociedad. Evitemos que, aunque alarmada por esta lacra, la sociedad se quede petrificada por el miedo y no acometa las reformas contra este nefasto espectáculo. Sin transparencia no hay democracia, y la corrupción la mata. ¡Estamos a tiempo de salvarla!

Murcia 9 de diciembre de 2017

Grupo impulsor del proyecto de ENCUENTROS POR LA TRANSPARENCIA

 

María José Campillo Meseguer

Antonio Galiano Martínez

Isidoro Gil Leiva

José Antonio Gómez Hernández

Antonio Hidalgo

María del Carmen López Aniorte

Emilio Martínez Navarro

José Molina Molina

Diego Peñarrubia

Francisco Manuel Reverte Martínez

Manuel Tovar Arce

Teresa Vicente Giménez

 

La subversión del gasto público

 

Decía Herder Camara, que si no hay justicia no hay paz, cita que hay que recordarle al ministro de Hacienda que no entiende que la transparencia en el gasto público debe ser un compromiso de todas las Administraciones Públicas, para cumplir con la regla del gasto.

Sin embargo, Montoro está interpretando a su manera los conceptos y desprecia las recomendaciones de la AIReF como organismo independiente para el control. El último informe de dicho organismo lo dice bien claro, y sin embargo el ministro lo interpreta a la vieja usanza, un trato benévolo para los amigos y una regla dura de medir para el resto, lo que ha desatado una guerra inoportuna para la vida municipal, a cuenta de los objetivos del déficit y su cumplimiento.

Los objetivos de déficit han provocado en la vida municipal un auténtico terremoto por la arbitrariedad con que la norma se aplica e interpreta, además de su retrograda concepción para el control del déficit público, como lo ha calificado Economistas Frente a la Crisis (EFC) en su comunicado.

Una cosa es defender la estabilidad presupuestaria y considerar que los déficits y deudas deben mantenerse en los márgenes sostenibles que aseguren una financiación adecuada de las Administraciones Públicas, y otra muy diferente, es imponer como afirma EFC, un corsé injustificado, absurdo, contrario a criterios de racionalidad económica y de políticas de desarrollo que resumo brevemente para que se entiendan sus consecuencias.

transp-carpeta-vcandado

Se olvida y en estos momentos es grave, que la política fiscal no debe resumirse a una visión limitada de estabilidad presupuestaria, sino que debe coordinarse con instrumentos de gestión de la demanda agregada, y que con la flexibilidad, precisa avanzar en una convergencia económica y social entre las regiones. Algo no se ha hecho bien, cuando hemos llegado tan lejos en los enfrentamientos que estamos viviendo desgraciadamente.

Nos ha fallado saber integrar, cosa que nos recomiendan todos los estudios para garantizar el futuro de los países. Porque desajustar el gasto social y los servicios públicos prolongadamente, además de dificultar la convivencia, es un grave impedimento para la necesaria política de innovación y cambio de modelo, con un retraso en el desarrollo tecnológico, la investigación y la formación de capital humano. Otros países están saliendo de la crisis con menos coste social y menos ortodoxia neoliberal.

Si te interesa, sigue leyendo…

Disentir, una sana práctica

 

Desear ser parte del futuro social, es iniciar una marcha para no caer en la tentación fácil del desprecio a los otros, a los inmovilistas, a los que consideran que “cualquier tiempo pasado siempre fue mejor”, porque ya no es suficiente la indignación, ni la protesta. Lo esencial es abandonar los viejos clichés y someter a revisión aquellos axiomas inspirados por la desigualdad y construidos por la supremacía del poder tradicional. Hay que eliminar los viejos consejos, las recomendaciones inútiles que han puesto en evidencia la falta de alternativas y la ausencia de imaginación. Sin ellas, un sistema no puede ser garante de su continuidad, porque carece de innovación, de futuro y de nuevas sensibilidades. Hoy solo buscamos lo más fácil, lo que ha sido probado y comprobado. Perdemos mucho tiempo en la búsqueda de consensos continuados con quienes son inaccesibles a los acuerdos, lo cual resulta fatídico para la democracia viva, porque si eliminamos la confrontación sana, hemos llegado al punto final de la política.

La función de la política nos recuerda Innerarity, es el disenso, que no excluye un consenso, pero teniendo muy claro, que el disenso es la regla y el consenso la excepción. Porque el consenso, es como el que camina hacia un horizonte, y como tal nunca se conquista, así nos lo recuerda Lyotard, para que sea un arco tenso que dinamice la estructura de la sociedad y la impulse a una comunicación en la vida política para luchar por la unidad, porque la consecuencia, no es otra, que la pluralidad en la vida política es como el caleidoscopio de la interpretación psicológica de la visión del mundo y su futuro.

Miedo y Libertad

Bauman nos dice, que en las sociedades liquidas, el único consenso que tiene alguna posibilidad de éxito es el reconocimiento de la heterogeneidad de los desacuerdos. Pretender otra cosa no es sostenible en nuestras sociedades de complejidad jerárquica. La democracia es una respuesta a la constatación de que en la sociedad existen diferencias legitimas que no son en última instancia resolubles. Luhmann nos anima a sustituir la unidad que muchos pretenden, el pensamiento único excluyente y uniformizador, por la oportunidad de entenderse, porque en política, es muy perjudicial pretender, buscar o imponer la unidad, la discrepancia es la esperanza para evolucionar hacia un futuro innovador.

Si te interesa, sigue leyendo…

Velar por la ciudadanía

No tendremos nunca libertad y justicia, si no tenemos instituciones independientes, fuertes y con medios, por ese motivo desde los movimientos ciudadanos tenemos que ser muy exigentes, para que nuestras instituciones sean cada día más independientes,

 

Vivimos inmersos en la estructura de un viejo modelo político, y con el paso del tiempo, hemos sumado una deficiente visión para adaptarnos a la vida compleja de la democracia y los efectos que la globalización ha causado, y sus actores políticos no han sabido superarlo y han convertido el “sistema” en algo que no funciona.

Sin embargo, el mundo complejo de hoy tiene un impulso imparable, y lasdemocracias no están respondiendo con acierto. Ya Tocqueville nos alertó, que en las democracias hay que ir desprendiéndose de los viejos modelos, y en nuestra sociedad, hemos construido un entramado sobre las ruinas de un sistema político no democrático. El gran esfuerzo realizado hace ahora cuarenta años, se ha agotado, tanto internamente, como territorialmente, y coincide con un momento en donde la política nacional y regional es decepcionante.

Debemos de huir de la sensación de que no es compatible la complejidad de la nueva sociedad global y la democracia actual, porque es el miedo y la presión, la que nos impide que encontremos las formas de la nueva gobernanza. Se precisa abrir el espacio político a más actores, instituciones independientes, una nueva economía del bien común, un multiculturalismo y tantas aportaciones de colectivos sociales que enriquecerán un modelo democrático con un poder compartido, es lo que se empieza a llamar tímidamente gobierno abierto, parlamento abierto, instituciones participativas. Son formulas donde los poderes se compensan y las variables sociales funcionan con más equilibrio. Es la suma que se debe aportar de lo nuevo, para fortalecer la democracia como Tocqueville lo recomendó en su día.

Porque la democracia y la complejidad no son contrapuestas, pero el resultado será positivo si se encuentran otras formas más eficientes de gobernar, con procesos dinámicos, sin ataduras, y con capacidad para asumir todas las propuestas de transformación. La democracia o es integradora, o se autodestruye, Acemoglu y Robinson nos lo han dejado bien documentado en su estudio.

images

La gobernanza abierta, es poder compartido para todas las instituciones, territoriales, locales y hasta supranacionales, como respuesta a la globalización, porque ese es el papel equilibrador. Sin miedos, siendo capaces de explicarlo y compartirlo con la ciudadanía, para evitar los movimientos convulsos de los populismos ultras, de sus mensajes sencillos que calan en las heridas que no han cicatrizado en una ciudadanía explotada por el sistema, por eso ha triunfado “que América sea lo primero”, el Brexit y otros que siguen sus pasos.

En el fondo subyace la pregunta: ¿qué democracia queremos? ¿qué partidos políticos precisamos? y como les exigimos que respondan a sus compromisos de ética, transparencia y rendición de cuentas. Es la confianza que la convertimos en fuerza movilizadora, y quienes superen esos retos desde el debate público y sean capaces de asumir nuevos procesos con decisiones transparentes, serán las referencias de los nuevos proyectos.

Si te interesa, sigue leyendo…