Video conferencia: Una sociedad en construcción. La participación ciudadana

Nos complace invitarles a la Videoconferencia y posterior coloquio abierto a los participantes con José Molina Molina, donde nos hablará de Nos complace invitarles a la Videoconferencia y posterior coloquio abierto a los participantes con José Molina Molina, donde nos hablará de la participación ciudadana para el desarrollo de la sociedad, que celebraremos el martes 22 de septiembre, …

Continuar leyendoVideo conferencia: Una sociedad en construcción. La participación ciudadana

19ª Conferencia Internacional del OIDP

  El próximo 7 de Diciembre, en Ciudad de México, comienza la 19ª Conferencia del Observatorio Internacional de la Democracia Participativa (OIDP). Este evento anual, en el que tengo el inmenso placer de participar como conferenciante, funciona como una plataforma en la que se debate y reflexiona sobre el estado de la democracia participativa en el …

Continuar leyendo19ª Conferencia Internacional del OIDP

Una sociedad con respuesta

Una sociedad con respuesta

Vivimos una época en la que la ciudadanía se siente muchas veces impotente para superar problemas que soporta históricamente. Uno muy recurrente son los muy diferentes muros que nos separan en las sociedades que hemos visto crecer.

En Rebelión en la Granja, Orwell, nos describe esa sensación de incapacidad de dar un salto desde este presente, al que llegamos cargados de décadas de promesas y compromisos incumplidos, pero que, de nuevo, nos venden como única salida la visión del futuro que controlan desde ese poder invisible, sin embargo, es el momento de reinventar la vida, reinventar las ciudades, romper las rutinas del consumo inducido, y caminar en una constante creación para un gobierno de lo común, en donde los oligopolios no controlen nuestro futuro.

Tenemos que reaccionar con los conocimientos que hoy día se están desarrollando y que van en multitud de direcciones. Contamos con una ciudadanía que gestiona su vida cotidiana según muy variados conceptos y sabidurías que unas veces se encuentran y otras se separan del saber científico. Esto nos debe hacer pensar que nada es único y totalmente válido, y efectivamente la ciencia moderna se considera más rigurosa cuanto más está dispuesta a dialogar con otros conocimientos: su potencial es tanto mayor cuanto más consciente sea de sus límites.

Del reconocimiento de esos límites y de la disponibilidad al diálogo emergen nuevos conocimientos, que buscan su ecosistema y sus constelaciones de nuevas ideas que se articulan y enriquecen mutuamente. A partir de una mayor justicia cognitiva, que es la justicia entre saberes, es posible que se proclame la existencia y los valores de otros modelos y formas de convivir y organizar este mundo y la vida de sus ciudadanos. Formas de convivir que no tienen por qué basarse en el único pensamiento de la lógica neoliberal, privatizadora y monopolística  dominante.

2014040817312015083

No habrá convivencia si no construimos ciudades en donde florezcan sociedades que no la separen los muros de la injusticia, de la desigualdad, de la xenofobia, y de la negación de los derechos universales. No podemos permitir que las ineficiencias económicas, ni la corrupción que socaba la ética, y causa un daño psicológico por el incremento de la desconfianza de la ciudadanía en su democracia, nos derroten. Ellos son los responsables que no tengamos suficientes dotaciones presupuestarias para tener una sanidad, educación y servicios que cubran las necesidades para todos los ciudadanos.

Continuar leyendoUna sociedad con respuesta

De la mediocridad al empoderamiento

«Queremos saber porque queremos controlar. Así de claro. Y queremos controlar porque queremos denunciar los casos de corrupción y de despilfarro de lo público”.

Para evitar el dominio de los mediocres –que, como decía Valle Inclán, provoca que todo el mundo sea tan mediocre como ellos– el ciudadano tiene que recuperar su espacio de protagonismo y en ese reto, opino, tenemos que comprometernos en la elección porque, es verdad, estamos condenados a elegir, como se dice en economía y sociología. Elegir sin miedos, con libertad y, a ser p“osible, salvando el peligro que supone esa gente que no se siente culpable de nada, que no sabe pedir perdón por los fracasos y que sólo ven la culpa en el otro.

La democracia es un proceso de participación en el que es imprescindible la información porque nadie puede participar en lo que no conoce. Necesitamos saber de los asuntos públicos y que se nos rindan cuentas para valorar cómo se ha empleado nuestro dinero y para evitar que los corruptos se infiltren por las puertas falsas del sistema. Queremos un cambio, y para conseguirlo se precisa de una voluntad política que propicie una nueva cultura funcionarial y, también, que eleve la necesidad en la sociedad civil de ser exigentes en la ‘accountability’, ya que da la sensación de que por haber ratificado el Convenio del Consejo de Europa sobre el acceso a la documentación pública y la reciente aprobación de la ley estatal  sobre Transparencia y sus desarrollos regionales, ya hemos llegado a la meta. Y no. Esos acontecimientos son el principio, un inicio por el que, con mucho retraso, se intenta salir de la opacidad organizada. Es bien sabido que no basta con publicar normas si luego éstas no se cumplen.

1-540x303

Cuando los políticos no lo sienten, los funcionarios no lo practican; y si los ciudadanos no lo exigen, la transparencia informativa quedará como un trámite burocrático y no como una mejora de nuestra debilitada democracia. Queremos saber porque queremos controlar. Así de claro. Y queremos controlar porque queremos denunciar los casos de corrupción y de despilfarro de lo público. Por eso no nos sirve que se nos despache ‘de oficio’ o con datos que oculten, disimulen o pretendan desinformar, que de todo hay, sino una rendición de cuentas de gran calado.

Continuar leyendoDe la mediocridad al empoderamiento

Esperanza democrática sin partidismos

Tres regidores con diferentes ideologías: Eduardo Contreras (PP) Molina de Segura; Anne Hidalgo (Partido Socialista) París, y Bill de Blasio (Demócrata) Nueva York han coincidido en que lo importante es plasmar en realidades lo que los ciudadanos sienten como prioritario

 

Cada vez más se generaliza la conclusión de que el poder político se ha revelado completamente inútil para proteger y mejorar las condiciones de vida en términos de salud, educación, vivienda, trabajo y servicios públicos, lo que se ha traducido en la desafección creciente del sistema de partidos, debido a la complicidad de éstos con intereses económicos privados y a la adopción de políticas regresivas en lo político, social y ambiental. Es una crítica que está en las encuestas de opinión y el reto es cómo reaccionar ante esa realidad que reivindica nuevas formas de hacer política. Una propuesta de regeneración, que se está abriendo camino como nueva esperanza democrática, es la participación ciudadana.

Europa de los ciudadanos

Entre los miles de proyectos existentes en todo el mundo (más de un centenar en España) a modo de ejemplo traigo a colación los de Molina de Segura, París y Nueva York. La primera por proximidad y las otras dos por lo que representan en el mundo.  En París se van a destinar 20 millones de euros, un 5% del presupuesto, para que los ciudadanos sean quienes decidan en qué es prioritario emplear ese dinero; en Nueva York, 25 millones de dólares y en Molina de Segura se consignará un millón de euros, pero lo esencial no es la cantidad que se destine sino dar entrada a la ciudadanía en la decisión, incrementar la transparencia y comprometerse a rendir cuentas directas. De esta forma los ciudadanos empiezan a considerar presupuestos e instituciones como algo propio.

Continuar leyendoEsperanza democrática sin partidismos