Una ciudadanía con respuestas. Manifiesto por la participación y la transparencia.

 

He publicado un nuevo libro: «Una ciudadanía con respuestas. Manifiesto por la participación y la transparencia», y su presentación, tendrá lugar el próximo jueves 26 de septiembre a las 20:00h. en el Aula de Cultura de la Fundación Cajamurcia (Gran Vía Escultor Francisco Salzillo, 23, Murcia. ver mapa), y en ella me acompañan Rosa Roda (Periodista) y Jeronimo Tristante (Escritor y profesor).
En este libro he pretendido llevar un mensaje directo a la ciudadanía para que, en este complicado y complejo sistema de convivencia en donde estamos inmersos, esa ciudadanía tenga respuestas, y  entre todos, podamos buscar salidas integradoras que fortalezcan nuestra democracia.  El libro ha sido prologado por Marta Flich (Economista y colaboradora de la TV cuatro del programa TEM) y Jorge Fabra (Presidente de Economistas Frente a la Crisis).
Este libro es el primero que publica la Cátedra Abierta para la Innovación y la Participación, un  joven proyecto académico coordinado por la Universidad de Murcia y la Universidad Politécnica de Cartagena, y que cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Molina de Segura.

La subversión del gasto público

 

Decía Herder Camara, que si no hay justicia no hay paz, cita que hay que recordarle al ministro de Hacienda que no entiende que la transparencia en el gasto público debe ser un compromiso de todas las Administraciones Públicas, para cumplir con la regla del gasto.

Sin embargo, Montoro está interpretando a su manera los conceptos y desprecia las recomendaciones de la AIReF como organismo independiente para el control. El último informe de dicho organismo lo dice bien claro, y sin embargo el ministro lo interpreta a la vieja usanza, un trato benévolo para los amigos y una regla dura de medir para el resto, lo que ha desatado una guerra inoportuna para la vida municipal, a cuenta de los objetivos del déficit y su cumplimiento.

Los objetivos de déficit han provocado en la vida municipal un auténtico terremoto por la arbitrariedad con que la norma se aplica e interpreta, además de su retrograda concepción para el control del déficit público, como lo ha calificado Economistas Frente a la Crisis (EFC) en su comunicado.

Una cosa es defender la estabilidad presupuestaria y considerar que los déficits y deudas deben mantenerse en los márgenes sostenibles que aseguren una financiación adecuada de las Administraciones Públicas, y otra muy diferente, es imponer como afirma EFC, un corsé injustificado, absurdo, contrario a criterios de racionalidad económica y de políticas de desarrollo que resumo brevemente para que se entiendan sus consecuencias.

transp-carpeta-vcandado

Se olvida y en estos momentos es grave, que la política fiscal no debe resumirse a una visión limitada de estabilidad presupuestaria, sino que debe coordinarse con instrumentos de gestión de la demanda agregada, y que con la flexibilidad, precisa avanzar en una convergencia económica y social entre las regiones. Algo no se ha hecho bien, cuando hemos llegado tan lejos en los enfrentamientos que estamos viviendo desgraciadamente.

Nos ha fallado saber integrar, cosa que nos recomiendan todos los estudios para garantizar el futuro de los países. Porque desajustar el gasto social y los servicios públicos prolongadamente, además de dificultar la convivencia, es un grave impedimento para la necesaria política de innovación y cambio de modelo, con un retraso en el desarrollo tecnológico, la investigación y la formación de capital humano. Otros países están saliendo de la crisis con menos coste social y menos ortodoxia neoliberal.

Continuar leyendoLa subversión del gasto público

La energía pilar del desarrollo económico y del bienestar social

 Agradecer a Anpier, la invitación a este acto, y a su presidente Miguel Ángel Martínez-Aroca,  manifestarle mi apoyo en la batalla que con tanto impulso lleva en defensa de los intereses del sector y decir públicamente que hay que devolver la legitimidad y compensación de los que invirtieron con la garantía de ver recompensado su apuesta por el desarrollo.

Gracias a todos los asistentes a este acto, y hacer una mención especial a Ramón Tamames con el que me une una relación que se remonta a los años más duros de la dictadura -1968- y como recuerdo de aquellos momentos vividos, quiero iniciar con lo que nos decía, mejor tendría que decir, me decía, porque el libro donde lo expresaba, fue destruido a pie de maquina por orden del ministro Fraga, en aplicación de su Ley de “libertad de prensa”. Se salvó este ejemplar, y quiero resaltar lo que decía en la introducción: En España los “eternos realistas” llaman a todo “utópico”, sin que nos demos cuenta que el realismo de nuestro sistema económico nos conduce a una sociedad triste y sometida a un inmovilismo social. Si reflexionamos, han pasado 47 años, y Murcia puede ser un ejemplo de lo que mi amigo el profesor Tamames nos advertía, hace casi medio siglo. Ese inmovilismo nos ha conducido a la mediocridad de los líderes, a sus servilismos y a tantas claudicaciones con el poder, que viven instalados en su mediocridad, y lo peor es que lo veamos como algo habitual y hasta   llega a aceptarse como algo natural.

Yo pretendo abordar mi intervención como impulso al desarrollo económico, para salir de esa desesperanza, para superar los obstáculos, y para ello tomaré como hilo conductor la energía,  pilar en ese proyecto, para la reindustrialización de la región de Murcia, aportando ideas que puedan apoyar a salir de la Gran Crisis donde hemos caído.

La pérdida de peso de la industria, que se lleva detectando desde décadas en Murcia, se ha considerado un síntoma de la transición económica hacia un modelo inexistente.  Desde esa concepción, la industria quedó como huérfana en manos de un modelo especulativo como la vía para alcanzar mayores cotas de desarrollo económico. Murcia, fue  víctima de una desindustrialización temprana, con una falta de impulso de políticas adecuadas desde las instancias públicas y un  desconcierto  con las estructuras privada.

Asimismo la dependencia de la burbuja inmobiliaria, y las políticas públicas regionales impulsoras del ladrillo, terminaron conformando un modelo productivo muy dependiente de la construcción y de servicios de escaso valor añadido que han puesto de manifiesto que es necesario tener un modelo productivo en el que la iniciativa privada se incorpore como estímulo, y el apoyo público, como instrumento de consolidación de sus estructuras. Ese nuevo modelo, es el que debemos desarrollar, para conseguir que las desigualdades sociales no marquen negativamente la vida de los ciudadanos de nuestra región.

timthumb

Se necesita un nuevo marco social que facilite el desarrollo industrial:

Las fuerzas del mercado no son suficientes para crear las capacidades industriales de largo plazo que necesitamos, necesitamos un impulso a la capacidad para desarrollar ventajas comparativas complejas que necesiten políticas públicas específicas, es por ello que desde las Administraciones  públicas se debe impulsar medidas para:

  1. Combatir las tendencias hacia la desigualdad social.
  2. Revertir la consideración del trabajador como un mero coste,
  3. Fortalecer estructuralmente el sistema de I+D+i.
  4. Precisamos de una industria inteligente de alta productividad,
  5. Impulsar una nueva diversificación productiva.
  6. Desarrollo de las PYMES y los servicios tecnológicos de alto valor
  7. Reimpulsar las energías renovable para recuperar el liderazgo tecnológico junto con otros sectores emergentes.

Continuar leyendoLa energía pilar del desarrollo económico y del bienestar social

Todos somos profetas de la transparencia

Es un compromiso con todos los que apoyáis la transparencia en nuestra sociedad el reconocimiento que hace La Verdad sobre el trabajo realizado. Ha sido una intensa labor en la que habéis colaborado todos, así que tod@s somos «profetas» del nuevo mensaje. Que empecemos el año con ese espíritu de apertura y más democracia. Un …

Continuar leyendoTodos somos profetas de la transparencia