Si miras la realidad, frenas.

Si miras la realidad, frenas. José Molina Tanto en el Congreso de los Diputados como en los Parlamentos Regionales están reuniéndose Comisiones de reconstrucción. Con un mensaje que trasmitir: “miremos la realidad y frenemos para pensar”. Porque la vuelta a la normalidad no debe ser para volver a vivir como si no hubiera pasado nada. …

Continuar leyendoSi miras la realidad, frenas.

El poder sensible

El poder sensible José Molina La pandemia Covid-19 ha incrementado la actividad y las relaciones de la ciudadanía en las redes, y la colaboración es un compromiso al alza. Promovemos debates y fomentamos áreas nuevas como la cibernética, nos sensibilizamos con el cambio climático y estamos desarrollando un nuevo poder, un poder virtual desde lo …

Continuar leyendoEl poder sensible

Los nuevos límites

José Molina La mayoría de los políticos no tratan en profundidad aquellas cuestiones morales, económicas, políticas y sociales que hoy son cuestionadas, prefieren seguir con sus relatos y difundir los mensajes de las consignas de sus programas políticos. Un error grave porque ese debate debería estar cada día más vivo en una sociedad que precisa …

Continuar leyendoLos nuevos límites

Detenidos por falsos rumores

José Molina No pasó por nuestros alrededores, sino en Wuhan. Y pienso que es un deber recordarlo para distinguir democracia y totalitarismo y hacer un reconocimiento a los protagonistas de esta historia. La historia de la gran catástrofe que estamos sufriendo comienza cuando el director del Departamento de Emergencias del Hospital Central de Wuhan, Ai …

Continuar leyendoDetenidos por falsos rumores

Sin transparencia, desorden y malestar

Sin transparencia, desorden y malestar

José Molina

Dice Naomi Klein en Capitalismo de desastre y la doctrina del Shock que en nuestra forma de pensar y de vivir se ha implantado un sistema que condiciona nuestros comportamientos y limita nuestras relaciones. Este sistema, que controla a la humanidad por el miedo, es un desastre para la organización social. Los think tank que nos dominan ven nuestro mundo como un espacio de consumos globales que hay que alimentar y distraer para que un grupo, ese famoso y determinante uno por ciento de grandísimas fortunas, siga manteniendo su situación privilegiada de riqueza y poder.

Ahora que tenemos tiempo de meditar sería bueno que -después de agradecer lo que los sanitarios están dando- pensemos un poco sobre el papel que estamos jugando. Recluidos, con un horizonte complicado y sin transparencia e información suficientemente contrastada, se está dando lugar a un malestar social y una sensación de desorden.

Albert Camus, en La peste, advirtió que los bacilos nunca mueren o desaparecen por completo. Pero el sistema inmunológico está muy debilitado por otras muchas causas: ¿qué empleo me quedará a la salida de esta crisis? ¿Qué capacidad de consumo tendré? ¿Qué economía? Y así sucesivamente van abriéndose una serie de interrogantes que nos podríamos hacer solos, en familia, con los vecinos de la comunidad o con los amigos por las redes. Pero ¿a dónde acudir para conocer y despejar estas dudas? ¿Hay transparencia?

“Transparencia”: palabra mágica. Tenemos muchísimos datos, a cada momento nos inundan con información, pero ¿quién la contrasta? Y no ya la más cercana, sino la de todos los países del mundo. ¿Alguien ha comprobado si los datos de China son veraces? Porque desde que el Gobierno de China detectó el problema no sabemos si sus victoriosos resultados responden a la realidad. Nadie los ha avalado, salvo el mismo partido. En China no hay Organismos de Transparencia porque su sistema político no los concibe. Pero de todos es conocido que los primeros síntomas fueron ocultados y las consecuencias mortales para el medico que detectó la epidemia. Los funcionarios de ese régimen no democrático ya se encargaron de silenciarlo. En China existe un sistema de vigilancia ciudadana en donde no hay paso sin control. Y esa sociedad no democrática no es el mejor espejo.

Poder ciudadano y buen gobierno
El buen gobierno

Marta Peirano, reconocida periodista especializada en estos temas, nos dice que basta ya de poner a China como modelo del Covid-19, porque es un régimen que sanciona por beber entre semana, encarcela por leer el Corán, pero que se olvidó de prohibir la venta de animales salvajes en los mercados, a pesar de la triste experiencia de la gripe A de 1957 y del SARS en el año 2002. Nunca se puede defender la eficiencia del totalitarismo, si es que fuera cierta, porque no tiene por objetivo la protección de los ciudadanos, sino la supervivencia del régimen. Y esta reflexión la podemos trasladar a nuestro sistema democrático cuando nos fallan los controles y no existe transparencia, porque nos han arrollado los acontecimientos y nadie sabe por qué estaban vacíos los almacenes hospitalarios de mascarillas y equipos de protección del personal sanitario, aparatos médicos, y faltos de camas en la sanidad pública con menos médicos y personal de enfermería que hace diez años.

Continuar leyendoSin transparencia, desorden y malestar

Parada obligatoria. Innovar con futuro

Parada obligatoria. Innovar con futuro José Molina El Universo tiene sus caminos para que los seres humanos volvamos al equilibrio según sus propias leyes. Las sucesivas DANA nos han señalado cuales son los límites que pertenecen a la Naturaleza y los que la especulación le ha quitado. Y muchas otras cosas que hemos ido alterando …

Continuar leyendoParada obligatoria. Innovar con futuro

Corrupción de los mercados

Corrupción de los mercados

José Molina

Estamos sufriendo las consecuencias del triunfo de las teorías que defendían que serían los mercados y no los gobiernos los impulsores de la prosperidad y de la libertad. Como explican Acemoglu y Robinson, caminábamos por el pasillo estrecho de la democracia, con un equilibrio entre el poder ciudadano y las instituciones con sus reglas de funcionamiento, cuando el neoliberalismo impuso la teoría de que la oferta y la demanda eran la mejor forma de autorregulación. Dijeron: ¡Fuera el intervencionismo del Estado del Bienestar! Entonces Margaret Thatcher y Ronald Reagan iniciaron la desregulación siguiendo las orientaciones de los Chicago Boys -con Milton Freedman a la cabeza- y Clinton y Blair lo remataron.

Cambiaron las normas existentes en los mercados por la fe en la capacidad de la oferta y la demanda para autorregularse, y los aires del neoliberalismo de aquellos años ochenta influyeron para que esta tesis se fuera abriendo paso. Convencieron elección tras elección de que ese sistema lograría el bien común y el Estado del Bienestar sería más libre porque no tendría que adaptarse al intervencionismo de la socialdemocracia.

La libertad financiera, la de promover y consumir o la de expansión agrícola sin límites con su producir y exportar nos han llevado a la gran crisis financiera, a la precariedad laboral, a un mercado de viviendas asfixiado por la especulación, al olvido del derecho a una vivienda digna, a unos modos de consumo y producción dominados por la publicidad invasora y a los desastres ecológicos, con un largo etcétera.

 

interreg_es (1)

La visión del mercado como balanza del equilibrio de una justicia distributiva ha fracasado. La codicia, el marketing invasor agresivo, el poner precio incluso a las cosas buenas y a los valores de la vida lo ha corrompido todo. La corrupción ha invadido todas las esferas de la sociedad y como dice Heidenheimer la tenemos de todos los colores: negra, gris y blanca. Y por sus efectos, cada una de ellas es un agente infeccioso en el sistema.

Continuar leyendoCorrupción de los mercados