Palanca ciudadana

descarga Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo, afirmó Arquímedes en la explicación de su “teoría de la palanca”. Hoy tendríamos que trasladar ese concepto al mundo de la política afirmando que ese punto de apoyo para actuar de palanca es el ciudadano. Las acciones de reivindicación que se están desarrollando así lo ponen de manifiesto. El ciudadano es palanca para controlar el gasto, para controlar proyectos y para controlar la acción de los políticos.

Continuar leyendoPalanca ciudadana

Valores educativos

  El informe Pisa fotografía la situación de nuestros niveles educativos, cuyo examen pone en evidencia las carencias que existen en el sistema educativo, en relación a ciencias y letras, entre otras cosas. Sería bueno que atacáramos las soluciones desde la raíz de los problemas, porque observamos poco avance en los puntos más críticos que …

Continuar leyendoValores educativos

Una ciudad pensada para el ciudadano

  Muchas de las nuevas urbanizaciones son espacios físicos sin convivencia. Son posibles otras ciudades, pero siempre que en ellas lo más importante sean sus habitantes, no los propietarios del suelo. La falta de dialogo en las ciudades ha provocado que la vida ciudadana no evolucione por cauces adecuados. Obsesionados con su crecimiento, nos hemos …

Continuar leyendoUna ciudad pensada para el ciudadano

Contrarreforma municipalista

 

«Lo que se conoce de la reforma de la Administración Local que prepara Montoro es un mal procedimiento, planteado por un mal ministro»

La crisis está sirviendo para promover cambios, unos necesarios y otros una especie de ataques encubiertos contra derechos y libertades ciudadanas. Es el caso de las medidas que se están impulsando para reformar la Administración Local, en las que prevalece el interés presupuestario por encima del desarrollo de la gestión y de dar más transparencia a la vida municipal, olvidando que la reforma de la gestión municipal, requiere más participación, no más control desde arriba, cuando precisamente ese control ha demostrado su ineficacia.
La participación activa de los ciudadanos en la gestión municipal está aumentando la eficacia del gasto y ordenando sus prioridades, poniendo en evidencia las duplicidades absurdas. Se precisa una reforma para una sociedad local abierta, no más controlada desde una burocracia ineficaz, impulsando gobiernos transparentes y participativos como, por ejemplo, las experiencias P2Politica, donde la gestión y la democracia circula a gran velocidad y conocimiento, a coste cero, impidiendo que los grupos de presión secuestren a los gestores públicos para pervertir su función.

Reforma de la Adminnistración Local
La reforma de la Administración Local se realiza por un mal ministro que no conoce la vida local y la participación ciudadana

La ciudadanía está reclamando: Planificación territorial; reforma de la financiación local para que cubra con suficiencia sus competencias; reforma de la Ley electoral, con listas abiertas y sin coeficientes; competencias y retribuciones controladas; obligación de rendir cuentas a los ciudadanos periódicamente y participación en la elección de prioridades en los gastos públicos.
La opinión publica precisa más seriedad en la información de las directrices de un anteproyecto de ley con tanta repercusión como la “racionalización y sostenibilidad de la Administración Local”. Lanzar, por ejemplo, un mensaje de reducir un 30% los concejales, para eliminar el gasto, sin explicar otras cuestiones más importantes, parece una frivolidad. Da la impresión de que se quiere alagar el oído, alimentando la decepcionante opinión que se tiene de los políticos para reducir su número, sin pensar que el problema prioritario no está en la cantidad –aunque sea cierto que sobren cargos políticos remunerados– sino en la calidad.
Mientras no tengamos en vigor una Ley de Transparencia que elimine la opacidad existente, no sabremos lo que pasa en los despachos, ni en los pasillos, ni en las salidas y entradas por las múltiples puertas giratorias. Por eso queremos saber, conocer, que nada quede oculto y todo esté en la Red como una seguridad para el control y la igualdad.
Hay que debatir muchas cuestiones, y conocer en profundidad muchos datos. No se entiende que el ministro Montoro utilice un informe del Instituto de Estudios Fiscales, que aún no se ha hecho público, y se apoye en él para decir que los servicios de los municipios de menos de 5.000 habitantes son cuatro veces más caros que los de 100.000, y concluir que todos los menores de 20.000, deben pasar competencias a las Diputaciones, que precisamente han demostrado históricamente su inoperancia. No olvidemos, además, que las podas agresivas en los servicios sociales podrían entrar en conflicto con la Carta Europea de Autonomía Local.

Continuar leyendoContrarreforma municipalista

¡Tristemente indignados!

  No encontrábamos telas de color apropiadas para alzar una bandera, y Stéphane Hessel, tuvo el acierto de ofrecernos “¡Indignaos!”, un texto reivindicativo, que unió su experiencia con la esperanza en la juventud. Gracias por dejarnos ese grito que ha unido en plazas y calles a millones de ciudadanos, indignados por una crisis que no …

Continuar leyendo¡Tristemente indignados!

¿Qué nos une?

Es triste reconocer que fundamentalmente estamos unidos por la moneda, el euro es nuestro marco de compromiso en lugar  de ser las instituciones, y por otro lado, en la otra cara de la moneda, comprobamos los efectos que está produciendo esta crisis, y sentimos como un proceso de expropiación, de privatización de bienes sociales, unido a fuertes desigualdades.

Esta situación nos ha conducido a una preocupación diaria de la prima de riesgo y las repercusiones que tiene sus alteraciones. Las noticias que han llegado de la reunión del FMI en Tokio, son alarmantes, porque si el Fondo ha previsto que la prima de España se puede poner en 750, es una de las peores noticias que nos puede llegar. Si además, los estudios realizados sitúan a la economía española en un crecimiento negativo del 1,3%, tenemos que replantearnos en profundidad los criterios de justicia económica y el comportamiento de un gobierno derrotado en su propio campo, convirtiéndose de la noche a la mañana, de  solución de los problemas, a ser considerado el principal problema.

Hay voces, como la del politólogo Toussaint, que entiende que la deuda pública del Estado Español (aplicable a otros países), utilizada para rescatar bancos, y cuyos gestores son parte de los problemas de la crisis económica, es una deuda “ilegitima” por mucho que se quiera ocultar la realidad. Porque hay una extensa doctrina que defienden desde el Derecho Internacional, los abusos sobre deudas contraídas por los Estados para fines no conformes a dicho derecho cuando afectan a los derechos humanos fundamentales. Así lo expresa el articulo 53 de la Convención de Viena y el articulo 5 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Si además por causa de los mismos se merman los derechos laborales, económicos, sociales y culturales y se lesiona el derecho a la soberanía, es más grave, porque “ningún pueblo podrá ser privado de sus propios  medios de subsistencia” (artículos 1 y 2 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos).

¿Se han traspasado los limites de la equidad general?
Jamás resuelven los problemas los que los crean

Estamos ante el dilema, de si lo pactado ha traspasado los límites de la equidad general y si como consecuencia en este proceso pudiera existir un enriquecimiento injusto, o un abuso de poder del gobierno en el ejercicio de sus funciones. Traspasar la línea brillante que traza el derecho público y comprobar lo que injustamente soportan los pueblos por un desgobierno, es esencial en un proceso de afirmaciones democráticas, y de resultados penosos para un largo periodo de desendeudamiento, que irá acompañado de una pobreza y regresión social alarmante. El hecho de vivir inmersos en la crisis, sin conocer su salida, ni el total de su gravedad, ni los daños indirectos, ni su temporalidad, está fomentando, en personas y territorios, lo que se conoce como el “síndrome de  Axtérix”, consistente en separarse del conjunto y retornar a su antiguo poblado para resistir a los expolios “del imperio”.

Continuar leyendo¿Qué nos une?