¡AVERGONZADO¡

Avergonzado, por la situación que estamos viviendo, por causa de la especulación sobre la deuda de los países del Gran Sur europeo, donde se han impuesto unas políticas que vivimos sobrecogidos por las rígidas disciplinas exigidas sobre las legislaciones laborales, ajustes estructurales, ventas de empresas publicas rentables y otras medidas, y se están olvidando la parte que deberían pagar  los auténticos causantes de la crisis. Y además se permite un beneficio a favor de “las nuevas burocracias privadas”, que funcionan como si de un nuevo imperio se tratara, las cuales se han constituido como un tipo de pluralismo jurídico global de carácter ‘mercatorium’  y privado, al margen de los derechos estatales y sin ningún tipo de control jurídico democrático. Es el  neoliberalismo de cuarta generación.

Avergonzado, de que los procesos tecnológicos que nos asombran a todos cada día no sean del disfrute de los ciudadanos, para hacer  su forma de vida más humana y socialmente más integradora. Porque la paradoja es que ese cambio tecnológico no está mejorando las condiciones laborales, ni el aumento de la productividad:  se emplea para redistribuir sus beneficios mientras que, en la vida diaria, los que precisan de sanidad y ayudas están viviendo situaciones de retroceso, con listas de espera, desplazamientos de ayudas y situaciones de pérdida de derechos.

Continuar leyendo¡AVERGONZADO¡